Gestalt y la silla vacia

La silla vacía

Uno de los métodos que se usa en la terapia Gestalt es el de la ““silla vacía”. Esta silla es simplemente un instrumento para que podamos explorar nuestro interior. Cuando visitamos a un terapista que utiliza esta terapia, la oficina generalmente tiene una silla en la cual se sienta el terapista, otra en la que se sienta el paciente y una silla extra en la cual no se sienta nadie. Esta silla tiene una función muy importante. En esa silla está sentada la ““persona imaginaria” con la cual queremos hablar para aclarar y expresar nuestro punto de vista por algo que ocurrió en el pasado y que nos hirió y que todavía nos duele profundamente.

Quien se sienta en la silla vacía?

Esta silla estará a unos tres pies de donde nosotros nos encontramos sentados. La persona que decidimos sentar en esa silla nos estará mirando fijamente a los ojos pero no podrá moverse, defenderse o hablar con nosotros. Hay un innumerable número de personas que podríamos sentar en esa silla, nuestra madre, padre, algún hermano, hermana, amigo, amiga, jefe o alguien allegado con el cual queramos desahogar nuestras emociones. La clave del éxito de esta terapia, es la interacción emocional que tengamos con esa persona que se encuentra sentada en la silla vacía.

Click aqui para leer sobre el monologo interior y la teoria de Gestalt

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>